logo2

aleatoria33-2-10-.jpg


El Barcaje. Es el tributo por el paso del río a través de barcas; se aplicaba a personas, ganados y mercancías. A finales del XIV en las embarcaciones del Concejo de Benavente se cobraba un maravedí por persona, fuera o no acompañado de bestia de carga; existieron más datos de tarifas del barcaje a partir del siglo XV; firmadas por un escribano eran exhibidas por el barquero a todo el usuario del transporte. En los ríos de los Concejos se cobraba una tarifa general de un maravedí por persona; los vecinos de la Villa y su alfoz gozaban de exención de algunos impuestos indirectos. Una disposición de un juez estableció en 1.558 una tarifa concreta para las barcas de Belvís y Castrogonzalo que posiblemente también afectaría a otras próximas como la de Villafer: una persona, un maravedí; cinco cabezas de ganado menudo, seis dineros; ganado mayor, dos maravedís. Parece que alguna institución oficial no pagaba en el momento de usar la barca por ejemplo el alcalde de Matilla de Arzón pagó 4.50 pesetas pero dejó a deber 20 pesetas por el control de la plaga de langostas referida anteriormente. Tal vez los años de mayor rentabilidad de estas barcas los encontramos en el siglo XIX con la expansión y mayor producción de la agricultura; toda mercancía que pasaba por este medio debía de pagar los aranceles establecidos.

La Maroma de cáñamo. Su proceso de fabricación era muy laborioso y lo realizaba el soguero, todo un oficio; la confeccionaba con los ayudantes que hacían las labores de espadar (macerar y quebrantar con la espadilla el cáñamo para sacarle la pelusa y poderlo hilar), peinar o rastrillar, hilar y colchar el cáñamo; se necesitarían unas 22 arrobas de cáñamo para la maroma de Villafer; era muy gruesa y permanecía sujeta en ambas orillas del Esla; su longitud rondaba los 92 metros, debía de ser de una sola pieza y sin nudos o empalmes. Los vecinos del pueblo estaban obligados a prestar ayuda al barquero cuando era necesario renovar, levantar o bajar la sirga, pues dependiendo del nivel del Esla la soga debería subirse o bajarse para poder tirar de ella con comodidad; por otra parte con el uso su tensión iba cediendo hasta quedar demasiado combada en relación con el nivel del río; se requería la ayuda de varias personas para tirar de ella hasta darle la altura y la tensión precisa y dejarla fuertemente amarrada. Nada se despreciaba: la estopa que resultaba del peinado o rastrillado del cáñamo se usaba en el calafeteado; debemos añadir que con frecuencia las maromas debían ser sustituidas pues el material del cáñamo con el que estaban confeccionadas sufría continuos desgastes con el roce del torno y su deterioro podía ser causa de graves accidentes si se rompía mientras cruzaban los pasajeros; la maroma nueva necesitaba la ayuda de varias personas para colocarla en su sitio; la vida de una maroma era algo menor que la de la barca. En los últimos años de la vida de nuestra barca de paso el cable de acero sustituyó a la maroma de cáñamo.

INFRAESTRUCTURAS

2-barca-bajadero900x500El Embarcadero. Solía ser un lugar de encuentro y reunión para los vecinos que llegaban para conversar con el barquero, comentar las novedades traídas por los viajeros o estar al tanto de quién iba y para qué entraba o salía del pueblo; también era un lugar preferido por la chiquillería; fue el elemento principal que servía tanto de amarre como de acceso al transporte; se instaló en aguas mansas, con hondura y buena accesibilidad a la orilla para entrar y salir de la barca; para facilitar un buen acceso se construía con tablas y en alguna época con argamasa y cemento a fin de evitar el barro de la orilla; el puerto era el lugar de embarque y donde atracaba la barca. Los asideros,torres o amarres eran imprescindibles para atar la soga a ambos lados del río y para amarrar la barca, solían ser de madera clavada profundamente en tierra para que asegurar la firmeza; también disponía de dos tornos que solían ser de nogal. La caseta o cobertizo se ubicó arriba de las cuestas; consistía en una construcción sencilla acondicionada para resguardo del barquero y pasajeros cuando era necesario.

10-barca-bajadero900x503El Bajadero. La rampa para bajar y subir al embarcadero estaba ubicada a unos 100 metros al norte de la otra bajada por la que los vecinos de Villafer acudían al caño para llenar botijos y cántaros; debemos de tener en cuenta que la bajada al puente no existía puesto que no había carretera hasta el primer tercio del XX, su espacio estaba ocupado por casas, calles y huertos. El buen estado del bajadero y calles de acceso en el siglo XX dependía del Ayuntamiento según consta en el libro de Actas del Ayuntamiento de Villafer; el 6 de noviembre de 1.904 la Corporación 7-barca-calle800x497acordó hacer una corta y venta de vigas para arreglar la calle de la Barca y el bajadero. En la sesión del 4 de junio 1.915 se acordó el traslado de la barca para la bajada del caño y el arreglo de la calle de desembarco; el 30 de enero de 1.916 se acordó arreglar la obstrucción del paso de la calle El Río al cruce del bajadero ya que es imprescindible para la subida de carros y caballerías. En sesión del 28 de mayo de 1.916 se decidió volver a arreglar la calle del Río. En nuestro callejero actual siguen existiendo esas dos calles.

Callejero

callejero150x150

Dónde está Villafer

localizacion150x150

El clima

clima150x150

Infografías

infografia150x140

Calendario Laboral

calendario150x150

Enlaces de interés

enlaces225x225